lunes, 22 de mayo de 2017

El fascismo en la actualidad

TEODORO NELSON 


El fascismo es una de las formas que puede adoptar el Estado capitalista. La existencia del fascismo presupone, además, un determinado estadio de desarrollo del capitalismo. Esta fase de desarrollo es el imperialismo, o sea, la etapa donde el capital financiero (y posteriormente bancario) centraliza y controla el resto de la economía. Es, también, el paso siguiente a la cartelización de las industrias.


Así pues, el fascismo es la forma dictatorial del Estado imperialista. No es, por supuesto, la única forma que puede adoptar. El fascismo presupone el corporativismo de las empresas con el Estado, el reforzamiento de las primeras con el segundo. Se suele dar, entonces, en Estados que, por su debilidad, necesitan aumentar la cuota de plusvalía a través de los monopolios públicos y fusionarse con el Estado hasta determinado punto.

Cabe destacar que esta unión es una forma genuina que aparece en el imperialismo en general, no sólo en el fascismo. Según Lenin en su libro El Imperialismo, fase superior del capitalismo: “vemos claramente como los monopolios públicos y los privados entretejen formando un todo en la época del capital financiero, cómo tantos unos como los otros no son en realidad sino distintos eslabones de la lucha imperialista entre los grandes monopolistas para repartirse el mundo”. Ahora podemos entender qué es y porqué aparece el fascismo. Si, dadas estas condiciones, analizamos el grado de desarrollo del capitalismo en cada país, entenderemos las diferencias entre cada “fascismo”. En España por ejemplo, la oligarquía bancaria se asentaba sobre una base industrial muy débil y, por lo tanto, dependía en gran medida de las finanzas del Estado. Entendemos así por qué surge con gran prontitud el fascismo en España, y cómo se mezcla con elementos antiguorregimentales, dando pie a un fascismo “feudalizante”, a un nacional-catolicismo.

domingo, 9 de abril de 2017

Movimientos del imperialismo estadounidense en Siria

TEODORO NELSON

En reciente ataque a Jan Sheijún (Idlib) muestra la actual situación de la guerra neocolonial Siria. Idlib estaba bajo control de los yihadistas financiados por estadounidenses y sus aliados. Que norteamérica haya apoyado a éstos en la zona es un hecho más que comprobado. Incluso fueron capturados militares británicos, norteamericanos y franceses.

Sin embargo, las recientes victorias en suelo sirio nos muestran que la táctica de la subversión interna no está funcionando. En abril de 2013 pudimos observar como las tropas leales al gobierno habían avanzado muchas posiciones en Idlib, en una fuerte iniciativa, reforzados tras la toma de Alepo en diciembre del pasado año. Los campamentos militares de Hamdiya y Wadi Deif se desembarazaron del asedio impuesto desde hacía 6 meses gracias a un ataque por la retaguardia. Tras atacar Babulin se abrieron nuevas líneas de suministro para las tropas. En la región de Daara (en el sur) se hablaba de nuevos avances, e incluso en Damasco podíamos ver un avance de la situación. En Adra, cerca de la capital, se consiguió romper el bloqueo a uno de sus batallones. En Homs se emprendió una ofensiva considerable. Ya tras la toma de Alepo en diciembre de 2016, Thierry Meyssan nos advertía que “El proceso de liberación total del suelo sirio debería proseguir ahora con la liberación de Idlib”.

lunes, 6 de marzo de 2017

Sobre la ‘derrota’ de la URSS y la revolución rusa

TEODORO NELSON 


Han pasado 100 años desde la Revolución de Octubre, que culmina la inercia revolucionaria iniciada en 1905. Fue una insurrección clásica: apoyada por las masas a través de una planificación previa, llevada a cabo por fuerzas militares, desde las ciudades al campo. Trataremos de analizar a través del marxismo los acontecimientos que darían pie al fin de la URSS, décadas más tarde, sin caer en simplismos o consignas imperialistas o mediáticas. A través de diferentes epígrafes intentaremos trazar una visión general de las principales causas que dan pie al brusco cambio en la lucha de clases tras la toma efectiva del poder por los obreros.

domingo, 19 de febrero de 2017

La lucha de clases en Podemos y la pequeña burguesía

TEODORO NELSON 



La batalla política en Podemos concluye de momento. El origen de tal enfrentamiento no se debe a la batalla de ideas o posiciones, sino a su inequívoco carácter de clase. Este enfrentamiento es a su vez una forma específica de la división de la izquierda política. 

Así, Errejón representaba a buena parte el aparato del partido puesto por su equipo, aquellos que a nivel local y central ya ocupaban cargos en la administración del Estado y que, por consiguiente, eran partidarios de asimilarse lo más rápido posible a las instituciones así como a los partidos de orden. Por otra parte, el sector de “Iglesias” representaba a los incondicionales de secretario general, de objetivos más a largo plazo.

De este modo, es la guerra por los sillones la que determina en última instancia la diferencia de ideas y por ende la división. Al verse aislado de una buena parte del aparato del partido, Iglesias adoptó una postura de “acercamiento” a las bases, aunque el programa así como la línea política sean las mismas; es un cambio de forma. Recordemos la moderación sufrida durante las elecciones por Podemos y por el propio Secretario. Proceso similar al de Pedro Sánchez, el cual no es más de “izquierdas” que Susana Díaz. Simplemente, al verse sin aliados, decide tornarse más cercano “a las masas” por el puro interés del cálculo personal.

martes, 27 de diciembre de 2016

Pulpa de carne ciega.

Caminas solo, largamente
Esperando los relojes de un tiempo oculto,
Buscando un giro de ojos ciegos
que te encuentren en la noche.

Yo seré uno contigo,
Un gran párpado cerrado,
Un ser sin sangre
Bajo la noche abierta.

Camina conmigo bajo esta ciudad que duerme,
Fúndete conmigo en el silencio,
En una hoguera sin sombra
Hasta que sólo queden las cenizas.