lunes, 18 de enero de 2016

Ghoul

Te observan
las panteras del cementerio
como grandes ojos que flotan,
casi estrellas a ras de suelo.

Perezosamente se relamen
listas para cenar en silencio.
¿La locura? Es mejor abrir las tumbas
y cambiar tu cuerpo por un postre frío.
Recostado en la caja
oyes el crujir de los huesos
y la madera.

Lentamente
se abre la tapa.