lunes, 16 de mayo de 2016

Reise



La marea se hunde
en la mecánica del tiempo y las lunas,
en el horario latente de los tiburones
que esperan
como corrientes de agua en calma,
como vapores y silencio
hasta el aliento de una ola que rompe los huesos,
hasta la serena muerte
del navegante.